Japón “molesto” con Australia por criticar su cacería de ballenas.


El ministro del Exterior de Japón dijo hoy que estaba decepcionado con la amenaza de Australia de llevar a su país a las cortes internacionales debido a la cacería de ballenas en el Océano Antártico, mientras que Australia prometió acudir ante la Comisión Internacional de Ballenas.

Australia, una nación acérrima contra la cacería de ballenas, ha amenazado desde hace mucho tiempo de llevar a Japón a una corte debido a este programa. Hace dos años, envió un barco a las aguas de la Antártida para seguir a la flota ballenera japonesa y tomar videos y fotografías que serían utilizados como evidencia en un foro internacional.

Japón dice que un acuerdo internacional ampara su caza de ballenas

Según la agencia local Kyodo, el portavoz del Gobierno nipón, Hirofumi Hirano, aseguró hoy que las actividades de la flota ballenera nipona está bajo el paraguas de un acuerdo internacional, en referencia al permiso de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) para cazar cetáceos con fines científicos.

Las relaciones entre Japón y Australia se han tensado por la caza de ballenas de los arponeros nipones, que Tokio justifica como actividades científicas, pero que los ecologistas aseguran que oculta fines comerciales.

El pasado fin de semana, durante la visita del ministro de Exteriores japonés, Katsuya Okada, a Australia, su homólogo, Stephen Smith, le transmitió que Canberra acudiría a la Corte Internacional de Justicia si el asunto no se resuelve dentro de la CBI.

Hirano reiteró hoy la intención de que el contencioso se resuelva a través de canales diplomáticos, en lugar de llevarlo ante los tribunales internacionales.

“No estamos violando las leyes”, afirmó Hirano en rueda de prensa en Tokio.

El primer ministro australiano, Kevin Ruud, pidió antes de la visita de Okada que Japón detenga antes de noviembre la caza de ballenas que realiza en aguas australes.

Las tensiones entre ambos países se producen una semana después del abordaje de Peter Bethune, un activista de la organización ecologista “Sea Shepherd”, a un barco de la flota de balleneros japoneses en plena operación en la Antártida.

Bethune continúa a bordo del “Shonan Maru 2”, donde se encuentra detenido a la espera de que Tokio decida si lo interroga en territorio nipón por un posible delito contra la propiedad privada.

Japón detuvo la caza de ballenas con motivos comerciales en 1986 por la moratoria impuesta a nivel internacional pero retomó esta práctica en 1987, asegurando que existen motivos científicos.

Los balleneros japoneses planean cazar este año cerca de mil cetáceos, algo a lo que se oponen los Gobiernos de Australia y Nueva Zelanda, entre otros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s